Es un tío que se dedica a flirtear con las amigas. Se pasa el día hablando con ellas, solo les habla, las conoce más que cualquier otro, a veces es posible que muestre interés en una de ellas pero no lo expresa, pues piensa que de esa forma las otras se sentirán mal, y aunque tiene oportunidades de ligarse a una y otra no lo hace.

flirteo

Lo suyo es flirtear. El juego del tonteo. Y ellas son amigas, solamente amigas y nada más. Nunca se les ve solos por la calle, siempre está con dos o con tres de ellas. Para ellas él es el gran amigo al que todas adoran y él se convierte para los otros amigos en objeto de envidia, porque de todos es el único que en confianza puede acceder a ellas. Pero lo curioso es que nunca se sabe si alguna de aquellas amigas realmente le interesa. A veces hay quienes piensan que se acuesta con todas pero esa posibilidad no hace más que desatar la risa de aquellos que observan con atención cada uno de sus movimientos en la calle, en discotecas o conciertos. Siempre está con ellas. O quizá sea que ellas siempre están con él. Solo con él.

Y la vida de todas esas chicas se convierte en un misterio porque el chaval que se les acerca, de inmediato lo abortan, lo que no quita que alguna tenga un rollo por ahí con cualquier otro pero cuando están con el amigo que las abraza y se divierte con todas, dan la impresión de que solamente vivieran para él. Nunca se sabe realmente la forma como se conocen, tampoco qué herramientas ha empleado él para que ellas deseen tanto estar a su lado. Le cuentan todo, lo tratan con excesivo cariño y él es muy atento con ellas.

Se le ve comprensivo y dispuesto a lo que haga falta en caso una de ellas esté en una situación crítica. Si van a bailar todas bailan con él, pocas veces se dispersan y nunca se le ve a él conversando en particular solo con una, dialoga con todas como si hubiera decidido tratar a todo el género femenino de la misma forma, quizá sea que hay algo que a él le impide ir más allá, quizá sea que convertirse en el eterno amo del flirteo sea más una debilidad que una habilidad y que en realidad lo que le esté pasando es que esté enamorado de una de ellas y no sepa cómo decírselo o que no le importe decírselo porque disfruta con esa condición ambigua del flirteo y del no sé bien qué, tal vez si da un paso más se caiga y lo que realmente teme es caer, complicarse la vida, sufrir por alguien es posible todo eso como también es posible que no sepa salirse de ese papel que todos de alguna forma le han asignado, el papel del eterno amigo de las chicas.