Afortunadamente las muejres viven liberadas en cuestiones de sexo desde hace muchos años. Sin embargo todavía queda cierta herencia a sus espaldas de la que poco a poco se van deshaciendo. Por ello, muchas mujeres no son conscientes de cómo funciona su propio cuerpo y existen muchas curiosidades que vale la pena conocer para disfrutar con mayor libertad de sus relaciones.

Ganas de orinar: Muchas mujeres experimentan esta sensación y pueden llegar a creer que están apunto de orinarse encima por lo que pueden llegar a pedirle a su pareja interrumpir el sexo para ir al baño. Sin embargo la sensación no tiene nada que ver con la vergüenza que podría producirles mearse sino todo lo contrario. Esta sensación la experimentan cuando la estimulación se da sobre el punto G e indica que con facilidad va a llegarse al orgasmo.

Gases vaginales: Otro de los hecho que por pudor pone bastante nerviosa a una mujer durante el sexo son los gases vaginales. Aunque su sonido es similar al de una flatulencia, su origen es muy distinto. Debido a la penetración, si se realiza muy rápidamente, el aire puede quedarse encerrado en la vagina de forma que se provoque este ruido.

Disminuye el dolor: Debido a la excitación el umbral del dolor aumenta durante el sexo. Así, los mordiscos, los tirones de pelo o las cachetadas duelen mucho menos cuando se dan durante las relaciones y si no solo tienes que comprobarlo la próxima vez. Nuestros sentidos están plenamente ocupados en otras tareas y el dolor no es un asunto primordial en este caso.

Los gritos y gemidos: Es bastante triste pero los datos afirman que la gran mayoría de las mujeres han fingido un orgasmo al menos una vez en su vida y que la mitad lo hace regularmente. Con ello buscan reforzar la autoestima de su pareja para evitar que se frustre pero lo que no saben es que de esta forma él creerá que lo está haciendo bien y difícilmente llegarán un día al orgasmo.

Larga excitación: Si bien el orgasmo de un hombre dura entre 3 y 8 segundos, el de una mujer puede durar entre medio minuto, uno o incluso más. Del mismo modo la excitación en las mujeres puede llegar a durar horas.

Multiorgasmos: Del mismo modo que la excitación de la mujer es muy prolongada, por la misma razón es capaz de tener multiorgasmos. Mientras el hombre necesita descansar un tiempo para poder volver a sentirlo ellas son capaces de disfrutar de más de uno durante la misma sesión. Sin embargo, esto normalmente no es posible con la penetración pues el hombre de media necesita unos 3-5 minutos para llegar mientras que ellas necesitan unos 15. No obstante, hay muchas otras prácticas como el sexo oral con las que conseguir que ellas también lleguen al clímax.